Inicio Subdirectivas El Departamento de la Mujer Central Unitaria de Trabajadores, defiende los...

El Departamento de la Mujer Central Unitaria de Trabajadores, defiende los derechos sexuales y reproductivos, concebidos en la ley que aprobó el aborto en tres casos

216
0

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/cut.jpg{/image}En esta legislatura que arranca, además de los proyectos de ley que quiere aprobar el gobierno y de estar atravesada por las elecciones regionales, el Capitolio se convertirá en el escenario de una gran contraofensiva contra el aborto.

 

El presidente del Partido Conversador José Darío Salazar viene anunciado desde febrero un proyecto de acto legislativo que busca reversar la despenalización del aborto en los tres casos en los que lo permitió la Corte Constitucional en 2006.

 

Lo que demuestra la propuesta del Congresista es que no hay un real interés por la vida, sino que busca atacar derechos sexuales y reproductivos, y lo quiere logara con una frase que parece inofensiva: “El derecho a la vida es inviolable desde la fecundación hasta la muerte natural. No habrá pena de muerte”, dice el único artículo de su proyecto de ley.

 

Pero Salazar no llega solo, lo acompaña en esta batalla la Iglesia Católica, la bancada del partido conservador que es la segunda más grande del Congreso, movimientos en contra de la despenalización, la Procuraduría y cuatro millones de firmas de ciudadanos.

 

Salazar cuenta también con el apoyo de Alejandro Ordóñez, que desde el día que asumió su cargo en la Procuraduría inició una cruzada contra el aborto. En agosto del año pasado, Ordóñez dijo que iba a presentar un proyecto ante el Congreso para reglamentar la objeción de conciencia en el Congreso en el tema de aborto. Pero finalmente nunca lo radicó. Sin embargo, emprendió varios ataques contra la sentencia que despenaliza el aborto en situaciones excepcionales, hasta el punto que en octubre la Corte Constitucional le hizo un llamado de atención. La Corte le pidió que, si frente al tema del aborto tenía objeciones morales, debía apartarse y permitir que otro funcionario de su organismo cumpliera con los requisitos que exigía la Corte. La Corte también le insistió al Procurador que cumpla con la sentencia en la que le ordena preparar una campaña pedagógica para formar a las adolescentes en materia de derechos sexuales. Desde entonces Ordoñez no volvió a hablar del proyecto.

 

Con su bancada, con las 4 millones de firmas, con el respaldo de la Iglesia y de organizaciones cercanas a la Procuraduría que ya conocen cómo es la movida en el Congreso, Salazar emprende su arremetida contra la sentencia de la Corte.

 

Lo que las mujeres dejamos claro es que el proyecto no va a salvar vidas, se van a morir más mujeres, que igual van a abortar pero en condiciones inseguras y se deshacen familias enteras, porque irán a la cárcel. A la mujeres nos interesa la vida en esta etapa fetal  y debe merecer protección, la pregunta es: ¿Cuál es la protección jurídica que le vamos a dar a un ser humano en estado embrionario, cuando los derechos de la mujer están en riesgo?. Existe la figura de la legítima defensa, en la que una persona tiene derecho a matar a otra para protegerse.

 

Las mujeres que se han acogido a la sentencia para abortar, han encontrado no solo condiciones seguras, sino también apoyo en sus condiciones de salud, un trato digno para los mueres que saben que su gestación viene con malformaciones y en caso de violación es reconocer que las mujeres no son un simple instrumento de reproducción humana, que es el respeto por su cuerpo.

 

Esta no será la primera vez que llegue al Congreso un proyecto de ley sobre el aborto. Sin embargo, este sí es el primero en atacar de frente la despenalización. Las mujeres nos identificamos con Mónica Roa cuando le recordamos a la Corte constitucional  que los derechos no se ganan ni se pierden con firmas o encuestas. Es recordar que la labor de la  corte constitucional es asegurarse de que los congresistas no olviden los derechos de las  minorías que no tienen representación en el legislativo. Cinco millones de firmas no deberían poder eliminar un derecho, que uno no sabe si va a necesitar.

 

Estas consideraciones deben ser asumidas en la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer que fue creada en la legislatura pasada para discutir e impulsar proyectos con un enfoque de género.

 

DEPARTAMENTO DE LA MUJER
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES CUT

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here