Inicio Subdirectivas El Ejército sí asesinó a indígena del Cauca

El Ejército sí asesinó a indígena del Cauca

248
0

{image}http://eldia.co/images/stories/190712/006.jpg{/image}Según informaciones de los familiares y autoridades indígenas del resguardo indígena de Laguna Siberia, el Ejército asesinó a sangre fría al comunero indígena Eduar Fabián Guetio Bastos, de 20 años de edad.

El cadáver de Fabián fue encontrado en el centro de La Servidumbre el miércoles 18 de julio del 2012. Fabián acostumbraba a pasar hacia las 5:00 de la madrugada por ese camino, después de visitar a su novia en la vereda  Crucero del Rosario. De acuerdo a informaciones de los vecinos y familiares, la comunidad escuchó un disparo y salió a mirar. Encontraron el cuerpo sin vida con un impacto de fusil en la frente, destrozando gran parte de su rostro.

La noticia ha causado indignación en buena parte de Colombia. Las imágenes que publicaron los medios de comunicación nacional, en la que se observa a los indígenas sacando a los soldados pacíficamente, resultan ínfimas ante la dolorosa fotografía del cadáver del joven indígena. Cabe preguntarse si las noticias sobre supuestos “ataques” de la población indígena a los militares, quienes nunca han dejado sus fusiles, eran una simple excusa para la agresión a un pueblo armado con palos.

Una vez un tío de él identificó el cadáver de Fabián, sus familiares le preguntaron a un militar que estaba a escasos metros del cadáver, y este manifestó que ese cuerpo era de un soldado. Tal declaración del militar despertó la sospecha del propósito de camuflar el cadáver con uniformes militares y hacerlo pasar como guerrillero, es decir, pasarlo ‘falso positivo’. De hecho, los militares acordonaron el cadáver impidiendo que los familiares se acercaran, quienes sólo pudieron hacerlo cuando llegó la guardia indígena y el cabildo de la Laguna Siberia.

También se conoció que estos militares no tenían campamento ni base militar en el lugar. La comunidad indígena del resguardo rodeó e inmovilizó a los 30 militares, facilitó el levantamiento del cadáver y condujo a los soldados hasta la cabecera municipal. Allí los entregó a los organismos de justicia para la correspondiente judicialización de 8 de ellos, quienes confesaron el crimen.

La comunidad teme por su seguridad puesto que algunos comuneros manifiestan haber visto granadas en el cafetal, por donde corrieron los militares en un intento de huida. Así mismo, porque la orden de Santos fue entendida como aumentar el pie de fuerza militar a los alrededores de la vereda el Crucero del Rosario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here