Bogotá, 16 de septiembre de 2021.

El partido de gobierno tramita un proyecto de ley que pretende modificar la vinculación de los jóvenes egresados de educación media, técnica, tecnológica, profesional o del SENA, para hacerlo a través de contratos de aprendizaje y no de un contrato de trabajo.

El contrato de aprendizaje se creó para que los estudiantes puedan hacer sus prácticas de formación teórico prácticas y en contraprestación estos jóvenes reciben un apoyo de sostenimiento mensual, el cual puede estar incluso por debajo del salario mínimo.

Por tal motivo, no se configura como una vinculación laboral, no establece una remuneración salarial, ni garantías laborales, ni está supeditado a las reglas del Código Sustantivo del Trabajo, limitándoles además su campo de acción frente a la negociación colectiva, obviando así las recomendaciones que la OIT ha hecho frente al punto.

En ese sentido, extender el contrato de aprendizaje a jóvenes graduados, que buscan su primer empleo, pauperiza las condiciones laborales y las garantías de empleo sobre la base de hacerlo más barato y descargarlo sobre los hombros de un sector de la población que ha sufrido sentidamente la crisis económica. Además es una afrenta a las legítimas reivindicaciones de la juventud colombiana que salió a las calles en medio del paro nacional por mejores condiciones de educación y trabajo.

No es posible que el partido de gobierno se ensañe contra la juventud que atraviesa por una enorme crisis, que enfrenta una tasa de desempleo de 23%, tiene que pagar créditos educativos con tasas de interés hasta del 12% y se ve afectada por la informalidad laboral que alcanza el 65%.

La CUT rechaza el contenido de la propuesta y exige el hundimiento del proyecto de ley, el cual no apuesta a aumentar el empleo juvenil, sino a precarizar las condiciones laborales de la juventud.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here