Inicio Departamentos Presidencia Informe de Diógenes Orjuela en la LXIII Junta Nacional de la CUT

Informe de Diógenes Orjuela en la LXIII Junta Nacional de la CUT

492
1

Bogotá, D.C., 21 y 22 de marzo de 2019

Compañeras y compañeros

Sean bienvenidos todos y todas a esta sexagésima cuarta Junta Nacional de nuestra Central

Realizamos este Junta en vísperas de dos eventos de singular importancia: LA REALIZACIÓN DEL PARO NACIONAL el 25 de abril próximo, fecha consensuada con sectores del movimiento sindical y del Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales realizado el pasado 9 y 10 de febrero y, de la realización de nuestro VII Congreso Nacional aprobado para realizarse en la ciudad de Bogotá del 6 al 10 del mes de mayo próximo. Se realiza igualmente luego de las movilizaciones gremiales del 24 de Febrero y 20 de Marzo jalonadas por paros nacionales de FECODE e integradas dentro de las acciones impulsadas con la presentación de los petitorios de los trabajadores del sector público y el inicio de las negociaciones, además de las convocadas los días 14 y 18 del corriente mes COMO REACCIÓN MAS QUE JUSTA por la decisión del presidente Iván Duque de objetar 6 de los 159 artículos de la Ley Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz-JEP.

Es el accionar de movilización que estamos ejecutando como lo prometimos en rueda de prensa del 13 de diciembre con la bancada alternativa en el Capitolio Nacional finalizando 2018. Es la continuación luego de un agitado fin de año marcado por las movilizaciones convocadas por los estudiantes de las universidades agrupados en ACREES, UNEES y FENARES, los profesores de ASPU y otros sindicatos del sector y los trabajadores aglutinados en Sintraunicol acompañados por el Comando Nacional Unitario y la Coordinadora de Organizaciones Sociales por la financiación para las universidades públicas y en contra de la reforma tributaria. Acciones que por su contundencia generaron dos triunfos: Que los estudiantes y demás sectores de universitarios obtuvieran recursos por 5.8 billones para los próximos 4 años y que el movimiento social y alternativo derrotara la pretensión de gravar con IVA la canasta familiar, lo cual no quiere decir que se haya derrotado la reforma como tal en las pretensiones de Duque y Carrasquilla contra los sectores medios y de menos recursos de la población. Noviembre quedó marcado por las movilizaciones unificadas de los días 8, 15 y 28 principalmente con un ánimo creciente que permitió dejar anunciadas más acciones para el año 2019 en la vía de ejercer oposición a las políticas económicas y sociales de este gobierno. La definición del incremento del salario mínimo en un 6% el cual no fue respaldado por la CUT, cerró las acciones del pasado año. El editorial de la última edición del informativo CUT 2018 analiza este tema y está en sus carpetas. Este episodio sin embargo nos deja algunas enseñanzas. Ratifica las vacilaciones permanentes de los compañeros de CGT y CTC frente al gobierno, confirma la posición bondadosa de Duque frente a los empresarios al regalarles 10 billones de pesos anuales en la rebaja del impuesto de renta en la última reforma tributaria y, mezquina frente a los trabajadores al negar un aumento decoroso, comportamiento recurrente en estos gobiernos neoliberales y dependientes de las imposiciones foráneas, lo cual en el caso de Duque tiene el agravante de haber engañado el electorado con la promesa de campaña de incremento sustancial del salario mínimo; confirma el papel de los representantes de los gremios económicos como aliados incondicionales del gobierno en la defensa de los intereses del imperialismo, el gran capital financiero, las multinacionales y la precarización del empleo. Además de lo anterior niegan, unidos el gobierno y los empresarios de la mal llamada mesa de concertación, el importantísimo papel del mejoramiento del poder adquisitivo de la población como requisito para salir de la crisis económica en que se encuentra el país.

Lo que lleva de transcurrido el presente año está marcado por sucesos de la mayor importancia que de una u otra manera no solo concitan el interés nacional por su afectación al conjunto de los colombianos sino que involucran el futuro de los trabajadores, hecho que obliga a la CUT a ser parte integral de los actores que deben reaccionar: El trámite en el Congreso de la República del proceso de ingreso a la OCDE, la colocación de 1500 millones de dólares en TES a altísimas tasas de interés incrementando la deuda externa ya inmanejable, la presentación del proyecto de ley No.193 que legaliza la precarización en el campo, el Plan Nacional de Desarrollo-PND de Duque presentado al congreso de la república, la radicación de los pliegos de solicitudes de FECODE y de los Trabajadores Estatales del nivel nacional, departamental y municipal; las objeciones de Duque por inconveniencia a 6 artículos fundamentales de la Ley Estatutaria de Justicia Especial para la Paz-JEP; la decisión del gobierno de Duque de servir de instrumento a los Estados Unidos para agredir a Venezuela inclusive militarmente, el feroz ataque del Centro Democrático en cabeza del expresidente Uribe a los maestros colombianos, a la libertad de cátedra, a la educación pública y a FECODE, las movilizaciones indígenas en el sur del país por el cumplimiento de los acuerdos, el asesinato sistemático de líderes sociales y las acciones por parte del gobierno y los partidos que lo respaldan en contra de la paz, entre otros. También son sucesos de la mayor importancia dentro del accionar para el presente año la celebración del Bicentenario de nuestra independencia frente a España y el centenario de la Organización Internacional del Trabajo OIT.

Estos temas sumados con múltiples conflictos sectoriales, locales y territoriales marcan el derrotero para la movilización social de este semestre y de los próximos meses exigiendo la más amplia unidad del movimiento sindical, organizaciones sociales, fuerzas movimientos y partidos políticos contrarios al régimen a fin de garantizar que el pueblo colombiano se exprese en las calles contra estas medidas atentatorias todas contra el interés nacional y del pueblo.

El Plan Nacional de Desarrollo constituye una profundización de los Planes de los gobiernos de los últimos 30 años de apertura económica, centrados en la entrega al capital financiero nacional e internacional, a las multinacionales, destrucción del aparato productivo nacional, dependencia de la minería y pérdida absoluta de la soberanía nacional principalmente por su dependencia de los EE.UU y organismos como el FMI, el BM y la OCDE.

Es un plan para el atraso, el desempleo, la ruina nacional y la dependencia de la inversión extranjera directa. Contiene reformas muchas de ellas a fondo de los más variados asuntos de la vida nacional, resaltamos algunos como:

– Es una reforma laboral que entre otras a través de la legalización de la contratación por horas, legaliza la precarización y la informalidad existentes, elimina el salario mínimo y el contrato laboral, destruye la negociación colectiva y los avances convencionales principalmente en el sector rural.

– Es una reforma pensional para salvar los fondos privados de pensiones contemplada en los artículos 58, 113, 117, 119, y 140 principalmente.

– No formula una política de desarrollo agrícola e industrial para la generación de empleo, en este asunto, fundamental para el crecimiento económico y la generación de riqueza, como novedad plantea dos fórmulas que rayan en el ridículo y en el cinismo, el acceso a las ofertas en el servicio de empleo y el emprendimiento personal, y el basado en una economía de bienes y servicios, adicionada con el cuento chino de la economía naranja no solo para engañar incautos sino para poner la cultura al servicio de las multinacionales. Esta estrategia se concreta con lo dicho por el Ministro Carrasquilla que espera que en el cuatrienio las importaciones crezcan el 5% y las exportaciones en el 1.2% como si no fuera ya dramática nuestra deficitaria balanza comercial que ha alcanzado niveles de 15 mil millones dólares en algunos de los últimos 8 años.

– Facilita la política de privatizaciones con los contenidos de los artículos 14 y 43, remedio que con el endeudamiento constituye la fórmula salvadora utilizada en estas tres décadas para paliar las crisis cada vez más recurrentes y profundas.

– Prorroga las concesiones mineras por 30 años adicionales además de contemplar inversiones en este sector de un 11.2% frente a un mísero 1.9% en el sector rural para el cual solo existen formulaciones engañosas como la agricultura por contrato y nada de estímulos, subsidios, créditos favorables, asistencia técnica, cierre de importaciones de alimentos, política arancelaria protectora, fijación de precios, todo el abc para una verdadera política de desarrollo agroindustrial. La dependencia de los precios del petróleo para lo cual recurre al fracking, método que la CUT debe rechazar sin ninguna vacilación, como pócima salvadora dependiendo de los altibajos del petróleo, del carbón, el oro y el níquel, demuestra que nuestra economía además de la IED seguirá dependiendo de la minería y del capital financiero internacional.

– Para la industria manufacturera, otra rama de desarrollo nacional, generador de empleo, propulsor del desarrollo científico y tecnológico: ¡nada! Muestra de ello es que, para las políticas cacareadas como pacto por el emprendimiento, la formalización y la competitividad, solo se cuenta con un 2.2% de los recursos totales, pero en cambio espera que el sector financiero, el cual tiene nombre propio: Sarmiento Angulo, obtenga ganancias en el cuatrienio del orden del 5%, casi el doble del crecimiento esperado del PIB.

– Para el ordenamiento de la administración del sector público, léase achicamiento del Estado, reestructuraciones, despidos y fronda burocrática, Duque tramita a través del PND facultades extraordinarias, aspecto nada tranquilizador para más de un millón de trabajadores estatales.

– Para concentrar en el Min-hacienda, dígase Carrasquilla, todo el poder de los asuntos estratégicos, eliminar cualquier barrera técnica y disponer del presupuesto a su antojo, se elimina el Depto Nal de Planeación tal y como aparece en el artículo 35.

De otro lado, por corresponder al presente año la presentación de los pliegos de solicitudes, la negociación estatal constituye uno de los escenarios más importantes de negociación colectiva por su cubrimiento para más de un millón de servidores públicos. Para buscar concentrar al máximo las fuerzas se ha hecho el esfuerzo de presentar un pliego unificado a nivel nacional, orientando lo mismo para los deptos., municipios y demás organismos de la administración a todos los niveles. El pliego Nacional contempla además del tema salarial, 7 puntos por encima de la inflación, el cumplimiento de los acuerdos colectivos anteriores y ampliación de plantas de personal; la participación del sindicalismo en cualquier proceso de modificación de la estructura del Estado y reformas laborales del sector; continuidad, progresividad, no regresividad de derechos y vigencia de los acuerdos colectivos; perentoriedad para ofertas públicas de empleo ante la CNSC, de provisión presupuestal y de convocatoria a concurso; reivindicaciones propias para los empleados territoriales; derecho de participación sindical y bienestar social como puntos principales.

Sin embargo es fundamental que haya plena claridad tanto en la dirigencia sindical como en los trabajadores del sector público sobre el escenario en que se realiza que no es nada fácil: es en medio del debate del Plan Nacional de Desarrollo, de la peor crisis económica del país en materia de déficit fiscal, comercial y de cuenta corriente, de la pretensión presidencial de reformar la administración del estado a través de facultades extraordinarias a lo cual se suma el feroz ataque del Centro Democrático contra FECODE y los maestros colombianos pretendiendo eliminar la libertad de cátedra, fortalecer la educación privada y de paso debilitar las luchas magisteriales y su organización sindical. A estas dificultades se adiciona la posición vacilante de la CGT y la CTC y el chantaje permanente de las otras 4 centrales de papel que exigen negociación en pie de igualdad a pesar de lo establecido legalmente sobre la proporcionalidad de la representación de acuerdo a la membrecía certificada. El acuerdo logrado el día de ayer para la conformación de la mesa central después de más de dos semanas de discusiones es el resultado del esfuerzo nuestro por hacer respetar el peso de la membrecía estatal de la CUT amplísimamente mayoritaria, pero generando la participación del resto de centrales amplísimamente minoritarias en sus justas proporciones sin menoscabar nuestros intereses y nuestro peso político.

El escenario nacional se complica aún más y específicamente en un tema fundamental como es el de la aclimatación de la paz en el país, con la decisión de Duque de objetar 6 artículos fundamentales de la ley que creó la Justicia Especial para la Paz JEP y anunciar actos legislativos reformatorios conducentes a entorpecer el cumplimiento de los acuerdos de paz de La Habana, estrategia clara del Centro Democrático y de Uribe, desconociendo inclusive los pronunciamientos ya existentes sobre estos temas por parte de la Corte Constitucional. Es inocultable que estamos ante una trampa mediática de Uribe y el Centro Democrático en la cual no debemos caer, consistente en que en estas vísperas electorales del segundo semestre el país retome el debate de guerra y paz, del SI y del NO para que el país deje en segundo plano la discusión y la condena al PND y toda la política económica y social, por lo cual si bien es un deber de los trabajadores colombianos sumarnos al rechazo y a la movilización nacional e internacional que esta decisión sobre la JEP ha provocado y además por una solución política al conflicto armado y el rechazo al asesinato de líderes sociales y sindicales, con idéntico nivel y fuerza debemos condenar y movilizarnos en contra de las medidas económicas y sociales.

De otra parte, frente a la crisis de Venezuela es imperativo reivindicar, tal y como lo ha hecho este Comité Ejecutivo Nacional de nuestra Central, el principio del respeto a la autodeterminación de los pueblos. Corresponde al pueblo venezolano resolver sus asuntos internos por lo cual condenamos la intervención de los EE.UU, cualquier intento de agresión militar y rechazamos el papel servil del gobierno colombiano en cabeza de Duque, característico de la burguesía vende-patria que ha gobernado al país desde hace poco más de una centuria, de ponerse al servicio de las pretensiones norteamericanas frente al vecino país. Nada mejor que la situación de Venezuela para entender con absoluta claridad los asuntos de índole planetario, los cuales son en ultimas los que definen nuestros destinos habida cuenta nuestra dependencia de los Estados Unidos. La puja que involucra hoy a esta súper potencia imperialista en decadencia, lo cual la hace más agresiva, con Rusia, China y hasta con la misma Unión Europea, constituye una confrontación propia del fenómeno actual de súper producción capitalista complementado con un alto grado de automatización, propio de esta fase superior del capitalismo, que identificado como una guerra comercial bien puede convertirse en un conflicto bélico de enormes proporciones; es característico que en esta etapa el imperialismo y el capitalismo se vuelvan más agresivos. Es una confrontación de todos contra todos en la que de alguna manera el papel de resistencia frente al agresor lo juegan, en este caso, China y Rusia. Estas contradicciones hoy son claras no solo dentro del imperio, entre el imperio y sus aliados y entre el imperio y sus contendores China y Rusia.

En el caso de Estados Unidos viene de fracasos en Afganistán, Irak y Libia de donde salió sin nada; derrotado en Siria, perdió a Crimea en Ucrania frente a Rusia; pérdidas generadas en la supremacía del dólar y perdida de su patio trasero, América Latina, el cual está decidido a recuperar. En el caso de China esta se le ha convertido en el más grande contendor como potencia industrial, le compite ferozmente al igual que a la Unión Europea en arrendamiento de tierras fértiles; es el principal colocador de dinero en América Latina y África, más que el FMI, primer productor de autos y elementos tecnológicos; y a pesar de su disminución sigue teniendo los mejores índices de crecimiento frente a la economía mundial. Rusia por su parte no solo tiene el segundo poderío militar del planeta especialmente nuclear, amplios escenarios de acuerdos comerciales e inversiones, sino que está decidido a posicionarse como potencia rival frente al imperialismo norteamericano. Es inocultable que Rusia y China avanzan fuertemente en su posicionamiento político del planeta. De otro lado, Europa no logra controlar sus dificultades internas no solo en materia económica, grandes migraciones provenientes de Asia y África, desequilibrios económicos entre sus países miembros, sus contradicciones con Trump y la difícil situación generada por la salida de Inglaterra producto del Brexit, debate y proceso que aún no culmina.

Los presupuestos militares en este escenario actual no tienen antecedentes superando el billón de dólares el sumatorio total de estos cuatro actores en confrontación, de los cuales EEUU compromete cerca de la mitad del total. Continentalmente, en medio de esta disputa, estamos acudiendo a una avanzada a fondo por parte de los Estados Unidos bajo diferentes estrategias por la recuperación de su patio trasero en el cual había perdido notable influencia en la última década y media por el alejamiento asumido por los que fueron denominados gobiernos alternativos: los Kirchner fueron reemplazados por Macri en Argentina hoy auxiliado por el FMI en más de 50mil millones de dólares; Dilma Rousselff por Temmer y finalmente por Bolsonaro en Brasil encarcelando de paso al contendor inderrotable Lula Da Silva. La primera visita de Bolsonaro es a Trump con el fin de hacerle entrega como trofeo de su mayor competidor en el continente con lo cual además asesta el más duro golpe al Mercosur y a los BRICS; los procesos de Correa en Ecuador son rápidamente sepultados por su sucesor Lenin Moreno quien se coloca también al lado de los intereses del imperialismo, por el favor acaba de recibir un empréstito de 6mil millones de dólares también del FMI; a todo lo anterior se suman los enviones constantes en contra de Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua y los súper reconocidos acontecimientos de nuestro vecino país en donde se evidencia la agresión norteamericana en puja con China y Rusia acompañada por la desvergonzada e irresponsable decisión de Duque y el anterior gobierno de colocar a nuestro país como punta de lanza para las pretensiones norteamericanas entre otras reconociendo al espurio Juan Guaidó. Lo más preocupante en esta convulsionada situación planetaria es que en cualquier escenario de confrontación militar entre las superpotencias en el contexto de guerra comercial o por la situación de Venezuela, Colombia lleva las de perder por su dependencia absoluta de los Estados Unidos. Es algo que los trabajadores no podemos descuidar en nuestros análisis. Merece especial mención por constituir un hecho en contravía de la estrategia norteamericana el ascenso de López Obrador a la presidencia de México a través de un frente de amplios sectores de la política y la sociedad mexicana con el cual logra derrotar a Peña Nieto fiel representante de los intereses de la súper potencia , es una buena lección para quienes en nuestro país creen que estos frentes solo deben ser de izquierda lo cual ya quedó demostrado en las pasadas elecciones que no es una decisión correcta.

Tal y como esta mencionado al inicio de este informe en el presente año asistiremos a dos aniversarios históricos el uno de carácter nacional y el otro de índole internacional, se trata del bicentenario de nuestra independencia del yugo español y del centenario de la creación de la OIT.

El bicentenario de nuestra independencia de la Corona española debe servir para retomar las lecciones de quienes entonces pudieron unir los más diversos sectores con los más avanzados postulados de la época nacidos esencialmente de las burguesías europeas y adelantar el proceso de revolución de independencia que al final resultó triunfante. La lección principal es la comprensión plena que el país debe verse abocado a una segunda batalla frente al imperialismo norteamericano del cual dependemos por decisión de la elite gobernante en el país.
El centenario de la OIT nacida en virtud del Tratado de Versalles, sancionada su constitución en 1919 la cual fue complementada con la Constitución de Filadelfia de 1944 nos ofrece la oportunidad para evaluar su papel con el que se pretendió regular las luchas de la clase obrera principalmente, con una composición tripartita altamente favorable a los gobiernos y los empresarios, pero como un escenario de denuncia de los trabajadores del mundo.

El Comité Ejecutivo igualmente viene trabajando con ahínco todos los asuntos relacionados con la realización de nuestro VII Congreso, los departamentos de mujer y juventud ya realizaron los encuentros preparatorios de sus congresos sectoriales, avanzamos en la organización del evento internacional sobre paz y derechos laborales, está en proceso de edición las tesis presentadas por los diferentes sectores de opinión y que serán objeto de debate nacional, se ha contratado los servicios del Centro de Convenciones Ágora de Corferias el mejor del país actualmente. En el orden del día recibirán ustedes un completo informe sobre este, el más importante evento de la CUT.

Finalmente, no sobra mencionar que en el pasado mes de febrero se firmó la sexta Convención Colectiva entre la CUT y el sindicato SINTRAONGs al cual se encuentran afiliados nuestros trabajadores estableciendo los asuntos fundamentales de la relación laboral con nuestros trabajadores para los próximos dos años. Esperamos de parte de nuestras subdirectivas su cabal cumplimiento por cuanto debemos ser coherentes con nuestros postulados.

Esta Junta Nacional debe servir para fortalecer las movilizaciones de los próximos meses. El 20 de marzo y el 25 de abril, fechas acordadas con el movimiento social y político como momentos emblemáticos de movilización y paro, deben ser acogidas con entusiasmo por los trabajadores, nuestros sindicatos, subdirectivas y los colombianos para enfrentar todas las medidas de este gobierno contrarias al interés general de la Nación y del pueblo. El 25 de abril debe convertirse en todo un reto para los trabajadores, el movimiento social y las fuerzas alternativas para hacer de esta fecha un verdadero paro en toda la geografía nacional signado por la movilización y la protesta de tal manera que sensibilice a la gran mayoría de colombianos sobre la necesidad de generar la mayor de las resistencias a todas las políticas que pretende instaurar el gobierno de Duque, su partido de gobierno y sus aliados. Nuestras subdirectivas deben convocar los comandos unitarios, el movimiento social y a todos aquellos sectores proclives a nuestra lucha para que asuman este reto estas tareas.

José Diógenes Orjuela García
Presidente

1 Comentario

  1. Barranquilla, Abril 28 de 2019.

    Cordial Saludo de Paz y Bien,

    Soy Javier Jaramillo Colpas, identificado con cc. 8679703, miembro de la Junta Directiva del Sindicato de Empresa de los Trabajadores de la Universidad autónoma del Caribe, SINTRAUAC, CUT, de Barranquilla.

    Excelente pronunciamiento, esperamos el pronto triunfo

    Atte. Javier Jaramillo Colpas
    Cls 3104160727

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here