Informe de presidencia a la LXII (62) Junta Nacional de la CUT- 22 y 23 de noviembre de 2018

Informe de presidencia a la LXII (62) Junta Nacional de la CUT- 22 y 23 de noviembre de 2018

Bogotá, 22 de noviembre de 2018 

Reciban todos y todas el saludo del Comité Ejecutivo elegido el pasado 21 de Septiembre. A  la fecha, surtidos todos los procesos inherentes a este complejo ejercicio, tanto en lo referente al comité ejecutivo nacional como en la gran mayoría de las subdirectivas, con los naturales forcejeos para su composición de cargos,  podemos afirmar que nuestra central ha entrado nuevamente en la plenitud de su accionar gremial y político. Así debe ser entre otras cosas por la complejidad y la importancia del momento que vive el país y el mundo y a la responsabilidad que la CUT tiene con los trabajadores y el país. Esperamos que en las subdirectivas en donde aún no han entrado en la plenitud de su funcionamiento, se apuren a hacerlo puesto que debe primer la obligación que asumimos al hacernos elegir, sobre cualquier otro asunto.

Serios asuntos nos ocupan y ocuparán en el corto, mediano y largo plazo, algunos de ellos serán objeto de esta Junta Nacional y otros en los futuros meses.

ARRANCAMOS CON MOVILIZACIONES: Desarrollando las definiciones de la última Junta Nacional, este Comité Ejecutivo en su primer seminario de trabajo ratificó su oposición al gobierno de Iván Duque y se aprestó a jalonar los procesos de movilización que se derivaran de los anuncios y ejecuciones del entrante gobierno.

Como primera medida, en la sesión de la Comisión Nacional de Concertación del mes de octubre a la que con bombos y platillos asistió el presidente Duque, ratificamos ante el gobierno, los empresarios y las  centrales CTC y CGT que no aceptábamos su indecente invitación a firmar el mal llamado Pacto por el trabajo Decente por constituir éste, hábilmente redactado por nuestros enemigos de clase, una afrenta a los trabajadores, a las libertades sindicales, a la independencia que nos debemos frente a los patrones y a los gobiernos y al respaldo que el movimiento sindical internacional nos ha dado para el logro de importantes exigencias que en ese ámbito se le han hecho al gobierno y los empresarios colombianos, precisamente por ser adalides del empleo basura. Dejamos igualmente claro en dicha sesión nuestra posición de rechazo al paquetazo de medidas anunciadas, sustentamos la necesidad de un alza general de salarios con recuperación del aparato productivo jalonada por el estado, exigimos las reformas laborales necesarias para erradicar la tercerización y todo tipo de contratación abusiva incluido el cumplimiento de las exigencias y compromisos internacionales que pesan sobre el país en esta materia, reclamamos el cumplimiento de los acuerdos de paz con las FARC y el reinicio de los diálogos de paz con el ELN, entre otros temas. Es de resaltar que la respuesta del presidente a nuestra intervención fue la ratificación de toda su política. Lo anterior es asunto clave puesto que habilidosamente la ministra Alicia Arango ha pretendido adoptar en sus ejercicios mediáticos los temas te trabajo decente, diálogo social y formalización laboral. Proyectos rechazados por nosotros como el de formalización en el sector rural y en el trabajo por horas demuestran la real posición del gobierno de legalizar la precarización.

La presentación del proyecto de reforma tributaria escondida tras el llamado proyecto de financiación y la negativa del gobierno a atender las justas reclamaciones de los estudiantes, profesores, trabajadores y hasta rectores de las universidades públicas nos llevó a asumir, tal y como nos obliga nuestra declaración de principios y plataforma de lucha, la iniciativa en el llamamiento a la movilización con estas dos justas causas como eje principal del momento.

De este llamamiento hoy tenemos una amplia convergencia conformada por el comando nacional unitario de las tres centrales, Fecode, los movimientos estudiantiles, organizaciones sociales de amplio espectro, convergencia a  la cual en rueda de prensa del día 7 de Noviembre se sumó la bancada de fuerzas políticas alternativas del congreso compuesta por 45 congresistas. Esta conjunción de fuerzas nos ha permitido realizar las movilizaciones del 8 y 15 de noviembre en todo el país con relativo éxito y prepararnos para una toma de capitales el próximo día 28, que por los informes que tenemos promete ser portentosa. El compromiso de esta Junta Nacional debe ser jugárnosla con todo, en la vía de que esta fecha se constituya en la apertura de una ruta cierta hacia las mejores condiciones objetivas para un gran paro nacional lo cual evaluaremos el día 29.

Estas movilizaciones han logrado que se reinicien las negociaciones con la mesa universitaria y que el tema del IVA  a la canasta familiar, verdadero atraco al bolsillo de los colombianos de recursos medios y bajos,  haya ingresado a la mente de los colombianos constituyéndose en un gran debate nacional que ha colocado en calzas prietas a Duque y Carrasquilla y sus aliados en el congreso,  por el rechazo generalizado de la población a esta pretensión. Al día de hoy los estudiantes se mantienen en su  gran mayoría en paro y movilizaciones sin lograr doblegar aún la negativa gubernamental a aportar más dineros para paliar la crisis. En cuanto a la reforma tributaria, sin confiar en los anuncios de los partidos de gobierno, pareciera ser que el IVA a la canasta familiar está en serias dificultades, echo en el cual hemos jugado con la respuesta movilizadora y el debate generado. 

Para concretar estas acciones y viabilizar una mejor cosecha en este ejercicio de confrontación, sendas comisiones del Comité Ejecutivo vienen reuniéndose con  fuerzas políticas y partidos, movimiento comunal, gremios y productores nacionales; organizaciones de los camioneros, agrarias e indígenas y todas aquellas dispuestas a ejercer sin vacilación alguna la oposición que el gobierno y sus aliados se merecen. Estos procesos amplios deben repetirse en todos los departamentos y regiones en donde nuestras subdirectivas deben jugar el papel protagónico. Será imperdonable que por falta de  iniciativa nuestra la movilización a la que hemos llamado no resulte exitosa en algunas regiones.

Todo este accionar no debe olvidar para nada que este gobierno se inscribe en el proceso de recolonización que viene haciendo el imperialismo norteamericano bajo el mando de Donal Trump, quien haciendo uso de todo tipo de estrategias ha ido recuperando su patio trasero. Indiscutiblemente su más preciado trofeo ha sido la colocación de Bolsonaro en Brasil con lo cual da un golpe mortal a UNASUR, el CELAC y los BRICs, antecedido todo de la recuperación de Argentina y Ecuador y, el debilitamiento de otros procesos de los que en algún momento llamamos alternativos. Debilitar la influencia China y Rusia en el concierto mundial, someter a Europa y recuperar así la supremacía venida a menos, es indiscutiblemente un propósito angustioso del imperialismo.

Esto nos debe dejar dos lecciones: primero que no es simplemente una avanzada conservadora como algunos lo indican, sino la acción abierta y decidida del imperio por no dejarse arrinconar confirmando así que ha sido y sigue siendo  el enemigo principal de los pueblos del mundo  y segundo que si queremos darle a nuestro país una opción de poder alternativa, debemos evaluar los errores cometidos en nuestro continentes por estos movimientos, lo cual involucra el debate sobre el carácter y alcances de “dichas revoluciones” y su real desligue del neoliberalismo, del capital financiero, de la OCDE, el FMI, el libre comercio y el resguardo de la soberanía nacional como el bien más preciado de las naciones.

En el ámbito interno de nuestra CUT, está abierta la discusión sobre temas trascendentales habida cuenta el escenario nacional y la inminente realización de nuestro VII Congreso. Una resolución de convocatoria será puesta a consideración abriéndose así el debate sobre asuntos cruciales como:

SISTEMA ELECTORAL: habida la persistencia mayoritaria en mantener el sistema de elección directa la cual cada día ha ido cayendo más en las despreciables prácticas de la politiquería tradicional, corresponde al congreso establecer un régimen o modelo electoral que garantice que el votante sea realmente quien ejerza el derecho y que la tecnología realice lo que no han sido capaces los tribunales establecidos, algunos de ellos autores de prácticas non sanctas. Hoy todavía tres subdirectivas trasiegan por el tortuoso camino de los juzgados, inspecciones del trabajo y artilugios de todo tipo para dirimir la composición y dirección de las mismas. Triste espectáculo, solo suavizado por tribunales y subdirectivas que hay que reconocer, fueron impecables en el proceso y por otro hecho de un enorme valor político: los más de 300 mil votos depositados, que de todas maneras dan legitimidad a nuestra central.

LA PRACTICA DE LA DEMOCRACIA SINDICAL: Este que debe ser uno de los más preciados tesoros de la CUT en su quehacer diario, debe ser asunto de discusión central. El desprecio por la misma es lo que ha llevado a prácticas destructivas como el no reconocimiento de resultados electorales adversos, mayorías que aplastan a las minorías o minorías que no dejan trabajar, divisiones y creación de nuevas organizaciones producto de las mismas debilitándose cada vez más, pésimo manejo de las contradicciones internas y no uso de la búsqueda de consensos como acción primera al surgimiento de las mismas. Si queremos avanzar realmente por el camino de fortalecernos y tener algún día la fuerza de la que carecemos, este tema debemos abordarlo sin apasionamiento alguno y el congreso es una gran oportunidad. El Comité Ejecutivo Nacional y los ejecutivos regionales deben ser ejemplo de ese comportamiento y por tanto ejemplo de aplicación de la democracia interna. Estaremos abiertos y vigilantes a que esa conducta sea cotidiana. Los comités ejecutivos deben funcionar con todos sus integrantes y los presidentes así deben garantizarlo.

MOVILIZACION Y COHESION SOCIAL: La plataforma de lucha y la declaración de principios que guían nuestro accionar será tema central del congreso. Es cómo darle vida efectiva a nuestra posición de oposición a este gobierno, a este modelo y cómo enfrentar efectivamente a quienes lo sostienen interna y externamente. Es la discusión que involucra el quehacer, las tácticas y las estrategias correctas para la confrontación a la que estamos abocados en la lucha gremial y política. En lo gremial para hacer más efectivos los derechos de  asociación y negociación colectiva; para crecer y acrecentar nuestra fuerza, ejercer el derecho de huelga duramente golpeado en nuestro país y el mundo y derrotar todas las formas abusivas de contratación como las CTAs, contratos sindicales y demás  imperantes  y figuras como los pactos colectivos los cuales se han constituido en barreras para nuestro accionar. En resumen: como superar la debilidad evidente en la que nos encontramos. Es claro entonces que esto implica también una discusión a fondo sobre los asuntos organizativos internos. El funcionamiento de la estructura de la central aún es artesanal y atrasado casi a  todo nivel incluyendo el Comité Ejecutivo Nacional, las subdirectivas y los departamentos, incluyendo el asunto financiero. Debemos avanzar en resolverlos. En los últimos cinco años aumentamos nuestra membresía en casi 100 mil afiliados, vamos hacia la meta rápida de los 600 mil y debemos concentrar los esfuerzos porque este crecimiento sea permanente, rápido  cuantitativa y cualitativamente. Superar la debilitad es imperativo.

En lo político es el tema de los alcances en la unidad de acción. Es claro que estas batallas no debemos librarlas solos, que a pesar de las contradicciones con la CTC y la CGT debemos hacer el esfuerzo por mantener el comando nacional unitario sin rebajar claro está la crítica a sus actuaciones, que nuestros sindicatos deben afinarse en la movilización, que debemos fortalecer y cohesionar los sindicatos nacionales y los de las multinacionales para hacer más efectiva la respuesta a las agresiones de que son víctimas. El ejemplo de la coordinación y el accionar de Medellín con el COSEM DEBEMOS REPLICARLO POR TODO EL PAÍS con los ajustes necesarios. La centralización en grandes sindicatos es imperativa, aunque debe ser  producto de una discusión gremial y política paciente pero efectiva, estos procesos deben caminar. Si bien es cierto que  debemos abordar la situación de la participación de los sindicatos pequeños en la vida de la central, es claro que al imperialismo, las multinacionales y al modelo de desarrollo imperante no lo vamos a derrotar con la atomización. Las fuerzas internas y las direcciones sindicales deben resolver si prefieren ser cola de león o cabeza de ratón.

En lo político,  es cómo profundizar la unidad de acción con los demás sectores sociales que estén dispuestos a dar estas batallas. Debe ser amplia, con estudiantes, organizaciones del campo y la ciudad, de productores aporreados por los efectos del libre comercio, organizaciones de los pueblos indígenas, afros, poblaciones de todo tipo sin diferencia de raza, credo o sexo, mujeres, jóvenes, campesinos, en resumen todos los que se avengan a hacer oposición y sumarse a la movilización como estrategia principal de lucha. Esta convergencia es la mejor contribución que la CUT como organización gremial clasista le podrá hacer a las fuerzas políticas alternativas que hoy confrontan a Duque, al imperialismo, a la OCDE, el FMI, el BM y a todas las formas de dominación capitalista imperantes. 

LA PAZ: Es un compromiso desde la misma creación de la CUT la lucha por la paz.  Es claro que debemos jugar nuestro papel en el cumplimiento de los acuerdos suscritos en la Habana con la FARC, exigir la reiniciación de los diálogos con el ELN y otros grupos insurgentes. Un ambiente de paz es indiscutiblemente  el mejor escenario para el fortalecimiento de la lucha social y gremial y para pavimentar los caminos que conduzcan a que un gran frente de fuerzas alternativas con un programa patriótico acceda a la Dirección del Estado. 

Estos y muchos otros temas indiscutiblemente tienen una oportunidad durante los 6 meses venideros previos al congreso. Debe ser una discusión intensa y democrática que garantice llegar al VII Congreso con las mejores propuestas, los más amplios acuerdos y la posibilidad de salir fortalecidos.

Mientras, debemos continuar con las batallas que nos ha impuesto el momento, vamos con toda para la acción del día 28. Imprimámosle todo el vigor a la derrota de esta nueva reforma tributaria y las reformas planteadas en materia pensional, laboral, en educación y salud, en la justicia y las que en general vienen planteando el presidente Iván Duque y su coalición frente nacionalista. Continuemos con el apoyo decidido a los estudiantes universitarios, hagamos de la negociación del sector estatal, próximo otro frente de lucha no solo para la conquista de sus propias reivindicaciones sino para templarlo en la confrontación con este gobierno, avanzar en su unidad orgánica y derrotar las formas aberrantes de contratación. Un equipo cualificado de compañeros ha sido designado por el comité ejecutivo para atender esta tarea. En esta Junta aprobaremos su pliego y las líneas de acción que orientarán la negociación. Somos como central de lejos mayoritaria en este, sector quienes debemos guiar las negociaciones y el accionar.  Bienvenidos a esta Junta Nacional, los retos son grandes compañeros. 

Muchas gracias!!

JOSE DIOGENES ORJUELA GARCIA

PRESIDENTE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 1 =