Inicio Subdirectivas La epidemia de la caña

La epidemia de la caña

275
0

{image}http://eldia.co/images/stories/271211/01.jpg{/image}Una enfermedad renal crónica sin precedentes está atacando a los cortadores de esta planta en Centroamérica. Es la principal causa de muerte de hombres en El Salvador.

 

Una enigmática epidemia de insuficiencia renal crónica azota a los braceros contratados por temporadas en las plantaciones de caña de azúcar en Centroamérica. Sin una conclusión científica contundente sobre su origen, gobiernos e investigadores del área atribuyen la enfermedad a pesticidas y fungicidas con sustancias tóxicas prohibidas en Europa, Estados Unidos y Canadá, pero de uso generalizado en cañaverales centroamericanos, y a condiciones laborales extremas en los cañales: trabajar expuestos a altas temperaturas, con exceso de esfuerzo físico y deshidratación.

El saldo de viudas y huérfanos por la denominada enfermedad renal crónica (ERC) sigue creciendo en regiones con gran dependencia socioeconómica de las fuentes de trabajo en los cañizales y sus procesos de reconversión para producir etanol. Sin embargo, también se han registrado casos en jornaleros de plantaciones de algodón y en trabajadores que se dedican a actividades mineras y portuarias.

Los datos oficiales han revelado que, con una incidencia cercana a 10 casos por cada 100.000 habitantes, la ERC es la principal causa de muerte de hombres en El Salvador, y en Nicaragua provoca más víctimas mortales en la población masculina que el impacto combinado de VIH-sida y diabetes. La Organización Mundial de la Salud ha asegurado que la enfermedad provocó más de 3.000 muertos de 2005 a 2009, aunque la Asociación Nicaragüense de Afectados por Insuficiencia Renal Crónica aseguró que sólo en Nicaragua hubo 2.677 fallecidos en los últimos años.

Recientes estudios de la Universidad de Costa Rica mostraron que la mortalidad por la enfermedad es actualmente de 25 por cada 100.000 habitantes, en dos municipios de la región noroccidental del país.

El fenómeno ataca en especial al litoral del Pacífico de Centroamérica, con una longitud de unos 1.120 kilómetros, por lo que crece la demanda de onerosos tratamientos de diálisis. “La enfermedad responde a una agresión química. Estamos viendo las mismas características desde el sur de México hacia toda Centroamérica, sobre todo la zona agro-costera del Pacífico, pero hay otras regiones que están impactadas”, aseguró la ministra de Salud de El Salvador, María Isabel Rodríguez.

“La crisis golpea los presupuestos nacionales, abarrota los hospitales por la gran demanda de trasplantes renales y produce discapacidad y muerte. Es una enfermedad de aquellos lugares donde los agroquímicos verdaderamente tóxicos han sido utilizados y, aunque algunos son prohibidos, se siguen usando”, añade. Un informe del Ministerio de Salud de El Salvador asegura que la “alta prevalencia” de la ERC se ha registrado en Centroamérica —también en el sur de México— en hombres agricultores menores de 60 años.

El médico Rolando Hernández, secretario ejecutivo de la Comisión de Ministros de Salud de Centroamérica, aclaró que la causa de la epidemia “no solamente es atribuible a pesticidas y fungicidas tóxicos”. Con él coincide el médico costarricense José Manuel Cerdas, especialista en enfermedades del riñón e integrante de un grupo de investigación conformado para estudiar esta epidemia: “Nos falta investigar si el agua tiene algún metal tóxico, como plomo o arsénico, que sí podría dañar los riñones. Si a una persona la ponen a trabajar con un machete varias horas a 40 grados y no se hidrata bien, eso le hace más daño a sus riñones que usar herbicidas”.

Citado por la prensa de la región, Daniel Brooks, de la Universidad de Boston y director de una de las investigaciones sobre la enfermedad, declaró que “el estrés por calor” podría ser causante de la ERC. En el mismo sentido Cerdas adujo que esta epidemia podría tener más relación con las condiciones de trabajo. Pero la ministra Rodríguez insiste en que “la acción de un agente químico” es la principal responsable.

José Meléndez, Costa Rica / El País de España | Elespectador.com

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here