Inicio Actualidad Internacional #Uruguay. 19 de agosto: Día de la Trabajadora Doméstica

#Uruguay. 19 de agosto: Día de la Trabajadora Doméstica

466
0

Más derechos, mejores salarios, pero una explotación que persiste.

Por Daniel Gatti

Rel-UITA, Montevideo, 20/08/14.- 

En diez años, el sector de trabajadores domésticos de Uruguay comenzó un proceso de formalización que continúa hasta hoy, pero todavía mantiene altos niveles de informalidad y evasión.

Entre 2004 y el primer semestre de este año -dijo Ernesto Murro, director del Banco de Previsión Social (BPS), al conmemorarse en Uruguay ayer 19 de agosto un nuevo Día de la Trabajadora Doméstica- el número de cotizantes de este sector a la seguridad social más que se duplicó, al pasar de 38.000 a 67.000.

La ley 18.395 del servicio doméstico, aprobada en 2009, produjo también un aumento de las jubilaciones (39 por ciento más desde ese año) y del salario real que perciben los empleados del sector (en su enorme mayoría mujeres).

Según Murro, “el salario medido en términos constantes y reales de este sector se ha triplicado” desde 2004, al tiempo que los aportes jubilatorios, de obreros y de patrones, crecieron en 131 por ciento en el período.

Uruguay fue el primer país en ratificar el convenio 189 de la OIT sobre Trabajo Decente aplicado al sector doméstico. Esa condición le valió que fuera elegido como sede del congreso fundacional de la Red Internacional de Trabajadores Domésticas, en 2013, del cual la Rel-UITA fue coorganizadora.

Superar la evasión

Aún así, la informalidad sigue siendo alta, ya que se calcula que las trabajadoras domésticas totalizan unas 150.000 en todo el país. La evasión supera todavía el 50 por ciento.

Desde que en Uruguay se volvió a convocar a Consejos de Salarios y se hizo obligatoria la negociación colectiva tripartita, aumentó a su vez la sindicalización de las empleadas del sector, agrupadas en el Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas. El sector patronal está representado a su vez en esas negociaciones por la Liga de Amas de Casa.

“Estamos alcanzando progresivamente el ejercicio pleno de nuestros derechos, pero todavía falta mucho”, dijo por estos días una representante del Sindicato.

El hecho de que Uruguay haya vuelto a convertirse en país receptor de inmigrantes, fundamentalmente provenientes de otros países latinoamericanos (Perú, Ecuador, incluso Bolivia), hizo que en sectores tradicionalmente informales como el del servicio doméstico se presenten “nuevos problemas”, comentó Murro.

En barrios ricos de Montevideo se han denunciado casos de súper explotación de trabajadoras domésticas bolivianas y peruanas, y en ciudades del interior del país son múltiples los casos de empleadas menores de edad sometidas a todo tipo de abusos, incluso sexuales.

Y son seguramente sólo la punta del iceberg.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here