Inicio Subdirectivas Crucificado, permanece trabajador despedido de General Motors

Crucificado, permanece trabajador despedido de General Motors

458
0

{image}http://lh4.googleusercontent.com/-Ob2TXUr99y0/UgvabvhqU6I/AAAAAAAACOs/nKLl-lRwDks/s800/crucufucado_asotrecol_agosto2013.jpg{/image}Los trabajadores enfermos despedidos de general Motors cumplen 743 días de huelga pacífica frente a las instalaciones de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá. Este martes uno de ellos decidió crucificarse como última medida para exigir una solución a sus conflictos.

Se trata de un grupo de trabajadores productivos de la planta de General Motors en Colombia, Colmotores. Todos fueron despedidos una vez se descubrieron las consecuencias de las enfermedades que habían adquirido en el desarrollo de sus empleos, como problemas músculo-esqueléticos, hernias discales y discapacidad en manos y piernas.

El Ministerio del Trabajo ha mantenido una postura a favor de la empresa. “Hemos denunciado la complicidad y el favorecimiento que existe en la dirección territorial de Cundinamarca, a cargo del sr. Pablo Pinto Pinto y de sus inspectores de trabajo. Como es el caso de Luis Edgar Alvarado Vásquez, quien ha sido sancionado por 12 meses e inhabilidad por el mismo periodo por firmar actas fraudulentas sin cumplir el requisito y utilizando documentos públicos falsificados”, denuncia Jorge Parra, Presidente de Asotrecol. Precisamente esos documentos falsificados fueron las pruebas en contra de los trabajadores hoy enfermos.

Han sido casi dos años de protesta, en los que han soportado las condiciones de sus deficiencias físicas y han vivido en la miseria dela calle. Sin embargo, la huelga ha rendido sus frutos, aunque no para ellos. Desde que iniciaron su lucha, General Motors no volvió a despedir trabajadores enfermos y los que han resultado con problemas médicos fueron reubicados dentro de la empresa en un trabajo donde pudieran desempeñarse. 

“Para nosotros es una victoria. Gracias a nuestra lucha también un grupo de compañeros ha conformado el nuevo sindicato, se llama Sintragmcol, tiene 130 afiliados y hace un año iniciaron”, comenta Parra. Además, la empresa realizó una inversión millonaria para mejorar las condiciones de trabajo en la planta.

Los afiliados a la Asociación de Trabajadores Despedidos de General Motors (Asotrecol) exigen el reintegro a sus cargos, reubicación laboral, entrenamiento técnico y el pago de los salarios dejados de percibir desde el momento del despido. Se mantienen firme en su decisión, hablan de una huelga de hambre y se turnarán en la crucifixión, “hasta que nos den solución o hasta que nos dejen morir”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here