Inicio Subdirectivas La violencia y la avaricia arrinconan a las comunidades del Cauca

La violencia y la avaricia arrinconan a las comunidades del Cauca

168
0

{image}http://eldia.co/images/stories/120312/006.jpg{/image}La situación de Derechos Humanos en el noroccidente del Cauca es cada vez más preocupante. Líderes de las comunidades indígenas, de negritudes y civiles han sido amenazados por grupos al margen de la ley, que hostigan en general a los habitantes de ese departamento.

Diego Escobar, director de Lucha contra Empresas Trasnacionales y Solidaridad de la CUT Valle, expuso que las circunstancias más difíciles las padecen las comunidades indígenas del Cerro Tijeras. Esta comunidad está en el centro de los enfrentamientos que se producen por encima y por los costados de sus territorios, y que parece tener como objetivo motivar el desplazamiento de los habitantes del pueblo. Las autoridades tradicionales, gobernador, vicegobernador y alguaciles, ya ratificaron que no se van a marchar y que defenderán sus territorios hasta el final.

En general todos los líderes sociales del noroccidente del Cauca han sido declarados objetivo militar por parte de los grupos paramilitares. En algunos casos, las amenazas han trascendido a hechos concretos y ya 30 líderes han sido asesinados. 

A esto se suman los enfrentamientos bélicos de mediana y alta intensidad, producto del posicionamiento militar de la insurgencia de las Farc contra batallones de alta montaña del Ejército. El descaro es que estos batallones se dedican a la protección del capital trasnacional representado en la represa de Salvajina.

Del otro lado están los intereses de la multinacional Anglogold Ashanti. Ha puesto en su mira a las tierras del cabildo Altamira, Mata de Caña, Villa Rica y otros, con el propósito de explotar minerales como el oro y la plata. Ingeominas le ha dado vía libre, pero las poblaciones están en peligro de perderlo todo.

El problema viene de tiempo atrás. Desde el gobierno Uribe, Ingeominas entrega licencias de explotación minera a empresas que no cumplen con los requisitos. La Fiscalía se encuentra investigando estos casos y la CUT está a la espera de los resultados de las investigaciones. Uno de estos casos es el título minero entregado a Héctor de Jesús Sarria. El sindicalista Alexander González Blandón tuvo un altercado relacionado con el título minero de este señor, días después fue asesinado en Andalucía, Valle del Cauca.

La CUT Valle hizo un llamado a la Fiscalía para que se generen conclusiones inmediatas sobre la legalidad de las licencias y a las autoridades a que hagan presencia en la zona, pero, sobre todo, a que el conflicto armado excluya a la sociedad civil inocente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here