Inicio Departamentos Comunicaciones La negociación del pliego estatal 2017, en medio del más grande escándalo...

La negociación del pliego estatal 2017, en medio del más grande escándalo de corrupción

842
0

Elías Fonseca Cortina, Departamento de Comunicaciones

Comité Ejecutivo CUT

Bogotá, marzo 21 de 2017

El pasado 28 de febrero las centrales obreras y las federaciones sindicales radicamos ante el gobierno de Juan Manuel Santos el Pliego nacional de peticiones del sector estatal 2017. De igual manera, Fecode radicó ante el Ministerio de Educación el pliego sectorial nacional del magisterio, acompañado con la gran jornada de movilización que realizamos en todo el país.

Es el cuarto pliego que negocia el sector estatal en el marco de la negociación colectiva, negada en el siglo pasado y principio de este. Las anteriores negociaciones fueron en los años 2011, 2013 y 2015.

El pliego nacional estatal contiene las peticiones que cobijan a todo el sector estatal nacional, entre ellos, el magisterio, la justicia, la salud, el sector universitario, y todos los estatales de los entes territoriales y dependencias descentralizadas. Los puntos claves que unifican al magisterio con el  resto de trabajadores estatales se pueden resumir así:

    1.- Definición del salario 2017, la propuesta de aumento es inflación más 5 puntos. Tenemos muchas razones, entre ellas, la reforma tributaria con la que nos clavaron el IVA del 16 al 19% en los productos de la canasta familiar, el miserable aumento del salario mínimo en 7%, el ritmo de la inflación enero-febrero en más de 2 puntos. La respuesta del gobierno es que no hay plata y que nos tenemos que contentar solo con un incremento salarial igual a la inflación, o sea 5,75%.

  1. La bonificación por servicios prestados que se les paga a todos los trabajadores del estado consiste en un pago por una sola vez al año del 50% del salario mensual a los que devenguen menos de dos salarios mínimos y 35% a los de más de 2 salarios mínimos, como los educadores no la tenemos, solicitamos se extienda a todo el magisterio.
  2. Ampliación y fijación de las plantas de personal en todas las dependencias del estado incluido el magisterio, con todos los derechos laborales y de carrera, que elimine la oprobiosa vinculación temporal, provisional y de orden de prestación de servicios, que acabe con las nóminas paralelas y formalice a los trabajadores contratistas.

Ya se instalaron las mesas de negociación a todos los niveles, nacional, sectorial para el caso de Fecode, y territoriales. La semana anterior se empezó en firme la negociación y de parte de la mesa de negociación nacional estatal se exigió la revisión de los acuerdos del año 2013 y 2015 para ver qué se ha cumplido y qué falta por cumplir de los acuerdos pasados, al final del balance se demostró que hay un incumplimiento de más del 50% de los puntos y se le exigió al gobierno que en esta semana se presente con los actos administrativos que plasmen lo acordado en el pasado, ya que no tiene sentido  discutir un nuevo pliego de peticiones sin resolver lo acordado anteriormente. Ver constancia aquí

La negociación va a ser muy difícil y el magisterio junto a los trabajadores estatales debemos estar prestos a respaldar con la movilización y la lucha la negociación, de igual manera, señalar que es deber de los sindicatos y sus afiliados preparar las condiciones que permitan la realización de un paro nacional en respaldo al pliego en caso de que el gobierno se niegue a conceder estas justas peticiones. Los sindicatos del sector estatal debemos tener lista esta herramienta, y tal como vemos la situación, debemos ser acuciosos en explicar en detalle el contenido de los pliegos y a la vez, preparar las condiciones para defender el pliego hasta con el paro y la huelga si se hace necesario.

Es preciso señalar que los trabajadores estatales debemos tener claridad frente a qué clase de gobierno es al que le estamos presentando los pliegos de peticiones, y cuáles son las condiciones políticas y económicas que lo enmarcan. Los escándalos desatados por los sobornos de la multinacional Odebrecht a las campañas presidenciales del 2010 y el 2014, ambas ganadas por Juan Manuel Santos, nos ponen al descubierto de manera irrefutable cómo es que se ganan las elecciones en Colombia, y que el gobierno procede en consecuencia a desarrollar las políticas que satisfagan los intereses de las multinacionales y el capital financiero internacional, en detrimento del interés nacional y la producción agraria e industrial de Colombia.

Basta con mirar las dos fotos, la de 2010 con Uribe, Santos y Vargas Lleras juntos comprados por Odebrecht, derrotaron a Antanas Mockus en segunda vuelta; y la de 2014, en la cual Uribe y Santos se dividieron, Odebrecht ni corto ni perezoso compró ambas campañas, la de Óscar Iván Zuluaga y la de Juan Manuel Santos, con el sentido común de que con cualquiera que ganara, ellos tenían la contratación a su servicio, ganó Santos y pare de contar. De ahí todo lo que hemos “medio sabido”, Ruta del Sol tramo II Puerto Salgar-San Roque, Navelena, carretera Ocaña-Gamarra, afiches, Otto Bula, Roberto Prieto y un sinfín de actos delictivos, que el país debe rechazar y condenar, estamos mamados de los mismos con las mismas.

El Centro Democrático y la Unidad Nacional son una vergüenza para la nación y no tiene justificación alguna la frase de Santos más sonada en esta semana de: “ME ACABO DE ENTERAR” para encubrir su responsabilidad. La Central Unitaria de Trabajadores de Colombia -CUT- hace el llamado a la población para que no sigamos eligiendo a los que son responsables de las desgracias de millones, y en su defecto en las elecciones presidenciales de 2018 respaldemos a quienes puedan tener la posibilidad de arreglar este país, y pongan las instituciones del estado y las riquezas inmensas de Colombia al servicio del progreso y el desarrollo de una Colombia soberana y democrática.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here